COLEGIO SAGRADA FAMILIA ELDA

Los alumnos de Bachillerato se despiden con un “hasta siempre”

El pasado viernes, 19 de mayo, tuvo lugar la ceremonia de graduación de los alumnos de segundo de Bachillerato del Colegio Sagrada Familia de Elda, un acto muy emotivo y entrañable que contó también con la asistencia de padres, profesores, tutores, jefa de Estudios y la directora general del centro, Beatriz Montalbán.

Nuestros alumnos se despiden del colegio que les ha visto crecer desde que eran niños, pero no lo hacen con un adiós, sino con un hasta siempre, ya que en nuestras aulas se han formado no solo desde un punto de vista educativo, sino también como personas, pasando de la niñez a la edad adulta.

Por eso, para nosotros siempre permanecerán en nuestro recuerdo, formando parte ya de la larga historia de nuestro centro y tendrán, cómo no, las puertas abiertas para cuanto necesiten y esté en nuestra mano ayudarles.

Ellos elegirán su futuro, pero durante todos estos años el Colegio Sagrada Familia de Elda les ha dado las herramientas necesarias para afrontar con éxito la carrera o el futuro profesional que ellos decidan.

Tal y como ya lo hizo en su día el padrino de esta promoción de segundo de Bachillerato del curso académico 2016/17, el ex alumno de nuestro centro Fernando Tomás Maestre Gil, quien en su discurso resaltó la importancia de estudiar lo que a uno le gusta con pasión.

Sajeño de nacimiento, estudió el antiguo BUP y COU en el Colegio Sagrada Familia de Elda. Es licenciado y Doctor en Biología por la Universidad de Alicante y fue premio extraordinario de licenciatura. En la actualidad ocupa el cargo de profesor titular de Ecología de la Restauración en Ambientes Mediterráneos, del Departamento de Biología y Geología de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Ha presentado ponencias en congresos nacionales e internacionales, e impartido conferencias en universidades de EE UU  y varios países de Europa y Sudamérica. Es autor de cinco libros y editor de otros tres y ha recibido numerosos premios de gran prestigio en el mundo científico.

Un gran ejemplo para todos los alumnos que se graduaban y quien les animó a seguir estudiando y trabajando para cumplir los sueños.

Además del padrino de esta ceremonia, intervino la directora del centro, los padres y alumnos representantes de la promoción y las tutoras.

Tras todas estas alocuciones tuvo lugar la imposición de las becas y birretes y la tradicional foto de la familia de todos los alumnos, ya en un ambiente más distendido y de gran emoción.

El acto culminó con un vino de honor y la satisfacción de cerrar una etapa muy importante en las vidas de nuestros alumnos para dar paso a otra en la que continuarán con su crecimiento y enriquecimiento personal.